• info@culturafinanciera.org

secretos-bolsillo

Secretos para su bolsillo

“Cuida los centavos, que los pesos se cuidan solos”, dice con regularidad mi madre. Yo creo que este refrán, justamente, es una de esas ideas provenientes del árbol de la sabiduría popular que, a pesar de no venir de grandes eruditos, tiene mucho de verdad.

Al darle una mirada a la mujer virtuosa del libro de los Proverbios de Salomón, no podemos menos que admirar su espíritu de ahorro y su deseo de estirar al máximo sus recursos económicos (vea Proverbios 31:13 y 14). Ella cuidaba su dinero no porque haya sido una mujer pobre, sino porque la mueve el deseo de cuidar bien los recursos que tiene disponibles.

Recuerdo la historia de un amigo que no le daba ni un solo centavo a su esposa, él siempre cargaba el dinero y ella, casi con ruegos y súplicas, le pedía lo que necesitaba. Después de leer uno de nuestros libros de Cultura Financiera, él hizo un presupuesto y le dio a su esposa el sobrecito de los alimentos y el sobrecito de los gastos misceláneos. Al poco tiempo, se sorprendió por la forma en la que su esposa hacía rendir el dinero. Esa tendencia a cuidar bien, de aprovechar bien los recursos económicos, tiene que ver con nuestro carácter y es consistente con un estudio realizado en EEUU entre familias millonarias.

De acuerdo al libro El millonario de al lado de Stanley y Danko, los millonarios disfrutan de sus comodidades, pero odian el derroche. Son capaces de comprarle un tapado de visón a su esposa, pero les molesta que una lámpara quede encendida toda la noche y derroche energía eléctrica. Estos millonarios viven siempre dentro de sus posibilidades económicas; usan el tiempo, el esfuerzo y el dinero de maneras que les beneficiará económicamente; creen que la independencia económica es mucho más importante que la demostración de estatus social; sus padres no les proveen de ayuda económica; sus hijos adultos son económicamente independientes; aprovechan las oportunidades del mercado y eligen las carreras apropiadas.

Aunque usted y yo no seamos millonarios, creo que de todas maneras podríamos favorecernos de un par de secretitos que podrían ayudarnos a ahorrar unos pesitos en el presupuesto familiar. Ojalá pueda usar algunos de estos consejos prácticos: 1. Antes de ir al supermercado, haga una lista de lo que necesita comprar y no se desvíe de ella; 2. Coma antes de salir de compras, esto le ayudará a concentrarse mejor y a no comprar comida de antojo; 3. Para digerir adecuadamente la comida, aprenda a comer en paz. Le ayudará a mantener tanto su cuerpo como su familia en un mejor estado de salud; 4. A la hora de lavar los platos, agregue al agua una taza de vinagre, ésta cortará cualquier residuo de grasa o jabón. Sus platos lucirán brillantes y se verán totalmente limpios.

Esperamos que pueda beneficiarse con estas ideas prácticas y así depositar un par de pesitos extra en sus ahorros, ya sea que los guarde en el banco ¡o debajo del colchón!

Si desea puede descargar este artículo en formato word:
Descargar