• info@culturafinanciera.org

ropa

AHORRAR EN VESTIMENTA

1080 608 Cultura Financiera

Acostúmbrate a ahorrar para la vestimenta personal o familiar todas las semanas.

A pesar de que no uses el dinero cada semana, de todas maneras guarda el dinero en un sobre o jarra para tener suficiente como para evitar comprar a crédito.

Educación
Educa a tu familia en cuanto al cuidado de la ropa. Disciplina a tus niños para que cumplan buenas costumbres en el cuidado de la vestimenta. Los niños crecen rápido, pero tienen toda la capacidad del mundo de destruir la ropa que visten aún más rápido de lo que crecen.

Coser en casa
Aprende a confeccionar y arreglar ropa en casa. Confecciona tanta ropa para los niños como tu tiempo te permita. (Como promedio, ahorrarás entre el cincuenta y el sesenta por ciento).

Reciclar
Aprendamos a reciclar la ropa usando nuestros recursos y nuestra inventiva en vez de convertirnos en simples consumidores. ¿Cuántas familias que, sólo porque gozan de una mejor posición económica, tienen guardarropas llenos con elementos que ya no utilizan porque están “fuera de moda”?

Conjuntos
Escoge conjuntos que se puedan utilizar en múltiples combinaciones.

¿Necesidad o gusto?
Muchas familias con ingresos elevados gastan excesivamente en vestimenta. Revisa tus principios y valores. Considera si en realidad es importante tener siempre la ropa de última moda. ¿Reflejan tus compras una necesidad de tu persona o tu familia, o refleja tu ego? ¿Compras ropa para satisfacer una necesidad o un gusto?

Lista escrita
Haz una lista escrita de las necesidades de ropa, y compra las cosas fuera de temporada, siempre que sea posible. Eso te ayudará a tener un plan específico que cumplir con respecto a la vestimenta y podrás comprar lo que realmente necesitas cuando lleguen las ofertas especiales.

Lugares alternativos
Frecuentemente las tiendas de descuento que venden ropa «de marca», pero sin la etiqueta. Para obtener buenos precios en mercadería de calidad, ve a las tiendas que venden directamente de fábrica.

Segunda selección
A veces, en negocios de “segunda selección” puedes conseguir ropa a precios mucho más bajos que, por tener pequeños daños, las fábricas no pueden vender a tiendas regulares. Muchas veces las fallas son insignificantes y (si eres de un talle más pequeño) ¡hasta pueden quedar totalmente fuera de la prenda!