• info@culturafinanciera.org

tegan-mierle-259584-unsplash

¿CÓMO MANEJAR SU DINERO? |VISIÓN MISIONERA

El último mandamiento que Jesús les deja a sus discípulos es ir y hacer discípulos a todas las naciones. Como iglesia, llevar el mensaje de las buenas noticias a todas las naciones es un reto bastante grande.

Donde quiera que nos encontremos “ir” puede que implicar un cambio de idioma, de estilo de vida, de ciudad y hasta de país. Por lo general, los latinoamericanos pensamos bastante en nuestra Jerusalén, un poquito menos en Samaria y casi nada en lo último de la tierra. No nos enseñan a apoyar económicamente los esfuerzos misioneros que se llevan a cabo en todo el continente.

Si el pueblo cristiano hispanohablante, con el potencial de recursos que posee, hace de la cruz de Jesucristo su tesoro, no solo podría animar sus ministerios, sino que podría impactar la vida espiritual de todo el continente. Poseemos tanto que, si vemos a nuestro alrededor, notaremos que lo acumulado solo se convierte en polvo. Ghandi decía: «El que retiene algo que no necesita, es igual a un ladrón». A continuación, te compartimos algunas cosas básicas que dice la Biblia sobre el dinero…

Una de ellas es que debemos invertir nuestros recursos en la expansión del Reino de los Cielos aquí en la tierra. El dinero debe ser una herramienta. Pero, lamentablemente, en muchos casos se convierte en nuestro jefe antes que en una herramienta. «No estimes al dinero más de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal jefe».

Imagina que todo lo que está acumulando polvo en tu casa fuera un recurso a disposición del Señor para la expansión de Su reino. Si todos pusieran a disposición de los demás aquellos objetos que no usan, ¡podrían bendecir mucho a sus comunidades!

¿Crees que Dios mantiene pobres a algunos porque no son siervos fieles? La respuesta es: la salvación es incondicional, pero la bendición de Dios está sujeta a la obediencia.

Nos esforzamos por comprar regalitos a nuestros seres queridos, al obsequiárselos hay una gran satisfacción en nuestras vidas. ¿Existe la misma satisfacción cuando compartimos los recursos de Dios para la proclamación del evangelio? ¡Dios quiere que alcances la prosperidad integral administrando los bienes que Él te da para la expansión de Su reino!