• info@culturafinanciera.org

bench-accounting-49906-unsplash

“CURSO DE LIDERAZGO ECONÓMICO” | INTEGRIDAD

Una de las difíciles tareas de los padres es enseñar a los hijos a decir la verdad. Por alguna razón incierta, los niños no necesitan aprender a mentir, lo hacen sin que se les enseñe. Por ello, debemos corregirlos al enseñarles a decir la verdad.

Por naturaleza se cree que si un niño inventa de vez en cuando alguna cosa fantástica, eso demuestra su talento y su imaginación. Pero, si el niño miente o roba es necesario tomar medidas. Hay que enseñarle que tales conductas no son permitidas en la familia.

Además de monitorear la vida de nuestros hijos, nuestra mejor arma para educarlos es el ejemplo como padres. Si el niño observa que su papá regresa un billete extra que le dieron por error en la farmacia, él copiará este ejemplo. Si la mamá es cuidadosa con las cuentas y el niño lo nota, seguirá los mismos pasos. Sin embargo, cualquier mentira o irregularidad que vea en ellos, le servirá para hacer lo mismo. Por ejemplo, cuando el papá le manda: «Diles que no estoy», al tener una llamada o una visita inesperada, eso destruirá la imagen de su integridad. A partir de ese momento dañará seriamente la vida de su hijo.

Un gran ejemplo a seguir respecto a este tema es Job. En un momento dijo: «Hasta que muera, no quitaré de mí mi integridad». Él estaba sufriendo injustamente, pero mantenía sus principios. Así, nosotros también podríamos elegir hacerlo. Otro excelente ejemplo, por lo menos durante gran parte de su vida, fue el rey David que prometió: «Quiero conducirme en mi propia casa con integridad de corazón». San Pablo recomendó en su carta a Tito que los jóvenes mostraran este valor en su enseñanza. Es algo hermoso saber que podemos confiar en la absoluta integridad de una persona.

El sabio Salomón decía: «El que habla mentiras no escapará». Es mejor aprender desde la niñez y no sufrir los castigos inevitables de la falta de honestidad cuando los hijos sean mayores. ¿Qué tal aquel empleado que es tan confiable que el patrón puede dejar un billete de cien dólares o un puñado de monedas sobre el escritorio sin temor a perderlo? Ese empleado tendrá trabajo en ese lugar por mucho tiempo. ¡Cómo se agradece encontrar personas cien por ciento honestas en cualquier circunstancia!

Es muy importante entender lo que significa integridad. En las conferencias que ofrece el Instituto para la Cultura Financiera se define de la siguiente manera: «Integridad es…hacer lo que se tiene que hacer, cuando se tiene que hacer, como se tiene que hacer, sin importar las consecuencias». Resaltemos lo que es importante al respecto: hacer lo que se tiene que hacer, cuando se tiene que hacer, como se tiene que hacer, sin importar las consecuencias.

Pidámosle a Dios que nos ayude a ser hombres y mujeres íntegros en nuestra vida. Así ayudaremos a nuestros niños a seguir el camino correcto en cuanto a los valores. ¡La integridad marcará el éxito en sus vidas!