• info@culturafinanciera.org

photo-1520702536908-ebc4a4e92893

NINGÚN SUEÑO SE CONVERTIRÁ EN REALIDAD MIENTRAS DORMIMOS

1080 720 Cultura Financiera

Todo lo que no administramos correctamente se nos sale de control, más temprano que tarde, terminará dominándonos, y esto incluye nuestro “tiempo”.

“No ames el sueño, para que no te empobrezcas; abre tus ojos, y te saciarás de pan”. Proverbios 20:13

En el texto Salomón no se está refiriendo al sueño normal que es consecuencia del cansancio producido por el trabajo y las ocupaciones, sino, ese sueño desequilibrado y desordenado en horas en las cuales se debe estar produciendo y siendo efectivos. Hay muchos sueños en la mente de las personas, pero para que un sueño se realice es necesario estar despiertos.

Un estudio publicado en la revista Archives of General Psychiatry afirma, que quienes duermen más de ocho horas o menos de cuatro al día, tienen una tasa de mortalidad significativamente más elevada que quienes duermen entre seis y siete horas. “La ciencia no está lejos de la revelación de la Palabra”.

Salomón afirmó que el sueño excesivo nos llevará a la pobreza. Dios siempre enviará la provisión, pero nos corresponde a cada uno tener la actitud correcta ante cada circunstancia de la vida y ser diligente para conseguir los objetivos planteados. Las oportunidades están por todos lados, pero no llegarán a la cama, hay que salir a buscarlas.

Jesús es el líder más grandioso que ha existido y su vida es un ejemplo en cada área, no debemos pasar ningún detalle, estos nos aseguran que lo que Salomón enseñó fue una realidad en Jesús.

“Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”. Marcos 1:35

El consejo fundamental es: no se pase la vida “durmiendo” hay mucho por hacer. Los amantes del sueño pierden muchas oportunidades; evalúa en qué hora del día eres más productivo y manos a la obra

Oración: Señor gracias por tu amor, hoy presento mi vida delante de ti y te pido que me ayudes a invertir correctamente cada hora de mi tiempo. Dame fortaleza y ayúdame a ser diligente para conquistar las oportunidades que se presentan en la vida; entrego cada minuto de mi día en tus manos. Te amo Señor. Amén.